Reglas de etiqueta en el poker

lenguaje-de-poker-tradicional-i-500x300.jpg

Con la explosión de los torneos de poker televisados, un jugador de poker novato puede llevarse una impresión errónea de lo que constituye un comportamiento aceptable en la mesa de poker. Aunque no existen reglas de etiqueta oficiales en el poker, hay ciertas normas que se han adoptado por costumbre a lo largo de los años.

Se considera de mala educación correr a ocupar el lugar de un jugador de poker que ha perdido todas sus fichas. Al menos debemos dejar que el jugador abandone el cuarto de juego antes de ocupar su puesto. En el poker online, ocurre algo similar cuando un jugador pierde, aunque en este ámbito no es tan importante debido a la gran cantidad de jugadores de poker presentes en el ciberespacio.

Por otro lado, es importante no importunar al crupier, quien de por sí hace un trabajo bastante difícil. No es culpa del crupier si perdimos un gran bote. Algo similar sucede con los demás jugadores de poker, no debemos importunarlos ni dar clases de poker en la mesa. Mantener la boca cerrada nos beneficiará a la hora de jugar poker.

Al seleccionar una mesa de poker para jugar, tanto en un casino tradicional como en un casino online, es importante buscar jugadores que hablen nuestro mismo idioma o un idioma que podamos entender. Si nos sentamos, por ejemplo en una mesa en la que los jugadores de poker hablen danés, y nosotros no hablamos danés, es probable que nos convirtamos en el blanco fácil de la mesa.

Otro punto importante de la etiqueta en el poker consiste en ser un buen perdedor. Es bueno observar a los viejos jugadores de poker. Han pasado por tantos juegos perdidos y rachas de buena suerte que ninguna de estas circunstancias los intimida. Insultar en un casino es considerado una falta grave y se corre el riesgo de ser expulsado si se repite más de una vez.

Es igual de importante ser un buen ganador. Los torneos de poker televisados muchas veces muestran imágenes de ganadores lanzándose sobre la multitud y festejando desmedidamente, lo cual es un mal de ejemplo de cómo actuar en una mesa de poker. Se debe ganar con gracia y recordar que, así como nos toca ganar un día, también nos tocará perder.


Close